La boda de la semana (4) Susana y Stefan

Diferentes nacionalidades, distintos idiomas y con solo sonreírse son capaces de llegar el uno al corazón del otro. La última boda de la semana del mes de enero es para la maravillosa pareja formada por Susana y Stefan. ¡Disfrutadla!

12006429_503358466491988_6267086320171686160_o

LA BODA

Fecha y lugar del enlace: “Aunque normalmente la Boda se hace en la ciudad de la Novia, yo recibí una petición de mano diciendo explícitamente que la Boda sería en Tarragona. Porque era la ciudad donde los dos empezábamos la segunda fase de nuestra vida en común. Y acepté.

Estaba claro que sería en Septiembre. Para mí es el mes más bello en el Mediterráneo. El 13 porque rondaba el veranillo de San Miguel y nos aseguraba buen tiempo.  De paso desafiábamos a todas las supersticiones. La preciosa Luna llena fue de regalo”.

Número de invitados: “120 invitados provenientes de 13 países distintos. Ni uno más ni uno menos. Estuvieron exactamente los que quisimos que estuvieran, sin compromisos”.

¿Ceremonia civil o religiosa? “Civil. Stefan es protestante y yo católica no practicante. El matrimonio ecuménico es complicado y a mi me gusta más lo que dice del matrimonio el Código Civil que la Biblia. También porque en el Ayuntamiento tuvimos la oportunidad de escuchar a mi hermana que nos hizo un discurso muy emocionante”.

Estilo de boda: “Nuestra boda yo la definiría como Evento Internacional en el Mediterráneo. Básicamente una Fiesta de Amigos en la playa”. (¡Olé tú, Susana!)

279Y0280

¿Os resultó una boda cara? “Media tirando a deluxe (entre 18000 y 21000 euros)

Banquete: “Se celebró en el Toful de Mar, después de semanas para convencerlos. Menú Mediterráneo, no muy sofisticado. Queríamos ofrecer a nuestros invitados extranjeros una visión de la comida Mediterránea. Tuvimos cocktail, comida y refrigerio antes del baile.

Grado de satisfacción 10. El equipo de Toful nos dio un trato exquisito. Mencionar que el 75% de los invitados no hablaba castellano, lo que no hizo las cosas más fáciles para ellos.

El pastel de bodas Rovira (ya no existe) Delicioso. Probamos 8 pasteles diferentes antes de elegir. A día de hoy recomendaría Dolce Fiore. Y las flores en una pequeña floristería de la calle Cavallers, Oxalis. El ramo lo diseñamos a medias. En rojo. Con rosas de pitiminí”.

279Y0138 (1).JPG

Fotógrafo/a: “No queríamos un fotográfo en el cogote toda la boda. Contratamos 3 h a Joan Capdevila. El resto del material proviene de hermanos y amigos. Especialmente de su hermano y mi hermana, buenos fotógrafos ambos. El album lo montó Stefan”.

Invitaciones: “Invitaciones diseñadas por Raquel, una buena amiga, diseñadora gráfica. Preciosas, finísimas. Muy a nuestro gusto. Con motivos marinos. Dan lugar a toda la infografía de la boda”.

Detalles para los invitados: “Para las Damas abanico de madera labrada en madera con funda de antelina con los motivos de la invitación (encargados en Valencia). Para mis amigas solteras un tu y yo, réplica de mi ramo de novia. No tiré el ramo. Lo entregué en mano. Y para los caballeros, tradicional, un buen puro”.

¿Cómo repartisteis a los invitados en la mesa?: “Los invitados se repartieron con criterios de vínculo e idioma. Complicado porque el restaurante no es simétrico y nosotros no éramos el centro del comedor. La mitad en terraza cubierta la mitad en descubierta. Sin problemas. Fue una boda dinámica con discursos y performance. La gente se movía a su aire

Las mesas se denominaban por la ciudad donde conocimos a los invitados con alguna variaciones. Y una mesa llamada Trotamundos que englobaba a nuestros amigos más internacionales.

Los sitios estaban marcados por cantos rodados de playa con el nombre del invitado en plateado ( los elaboraron todas mis amigas en una tarde de café).

Tenía que haber habido un planning de mesas en la entrada…que nunca se llegó a hacer…”.

El primer baile: “El tradicionalísimo Danubio Azul de Johan Strauss. Yo no concibo otro”.

Baile y barra libre: “Celebramos el baile en un chiringuito adosado al Toful. No fue Barra Libre. En nuestra opinión era demasiado cara y no se iba aprovechar después de un día entero bebiendo. Negociamos un número de tickets – como en las fiestas de los colegios- y los repartimos entre los invitado. Un acierto.

Tuvimos un DJ bastante flojito. No conocía mucha música internacional y no entendió nuestro concepto”.


 

LA NOVIA

279Y0289

Vestido: ” de Carmen Alba. Diseñadora nobel. Vestido blanco roto de líneas sencillas con un aire años 40. Escote corazón. Red de guipur geométrica sobre raso. Chal de tul.

El vestido de tornaboda también fue de Carmen Alba: Baby Doll de seda salvaje roja con cuello de pallets plateados. Me cambié después del vals. Un acierto.

Vestido de Domingo mañana. Carmen Alba. Vestido trapezoidal blanco con florecitas. Además no podía faltar en una boda de playa el bikini. De color blanco y de Vannity Fair con pareo blanco add lib”.

Maquillaje y peinado: “El maquillaje fue de Espai Vital. Muy sencillo y natural (yo estaba muy morena, así que no hizo falta mucho maquillaje). El peinado fue melena suelta marcada en tirabuzones con planchas y tres rosas blanca en la oreja. Estilista Isabel. El novio exigía melena suelta, no hubo más que hablar. Llevé anillo y pendientes sencillos de agua marina y brillantes, regalo de mi madre”.

El ramo: “Largo, con un soporte de cáñamo. Rojo. Rosas de pitiminí”.

Velo: “¿Velo? No. Nunca. No me gusta taparme la cara en ninguna ocasión”.

Los zapatos: “Zapatos blanco roto con punta afilada y tacón de chupete  (Stefan es de mi estatura) cogidos al tobillo. Supercómodos. Emilio Badiola Madrid. Imposible encontrar un 41 en  Tarragona.

Para la tornaboda manoletinas cogidas a la pierna. Gran idea cambiarse el zapato para la fiesta”.


 

EL NOVIO

Traje: “De Carlo Pignatelli. Traje azul marino micro raya brillante”.

Complementos: “Chaleco y corbatín azul pavo real. Gémelos en azul y blanco lacados. Zapato de Lotusse con cordones. Ramillete de mis flores en la solapa”.


 

EN EL DÍA ESPECIAL…

Momento TOP: “Al llegar al Toful todos los invitados nos esperaban con unas máscaras con nuestras propias caras. Sensación muy extraña pero divertidísima. Teníamos previsto un discurso y no podíamos hablar”.

Momento PLOF: “Yo había preparado un texto para leérselo a Stefan en  el  discurso en nuestra boda. El me leía lo mismo traducido al alemán – Yo no me despeino mucho por un discurso y, menos si ya lo llevo escrito.  Pues bien, hice eso que tu recomiendas en tu blog, respirar profundo. Tan profundo respire….que exploté el tirante del vestido.

Pensé que se me iba a los pies. Por un momento me dije -Es una buenísima oportunidad para lucir la preciosa ropa interior de La  Perla.- Pero no. Las ballenas del corset  sujetaban el peso del vestido. Noté que estaba fijo y no se deslizaba. Tras unos instantes de pánico, decidí tomarme con humor la situación. Asi que segui mi discurso con outfit de amazona. Y así aparezco en todas las fotos del Ayuntamiento.
A la salida mis compañeras de trabajo, que no estaban invitadas a la boda pero, la seguían de cerca desde un balcón de la plaza de la Font, bajaron con el costurero de emergencia y me lo arreglaron.

A mal tiempo, buena cara. Si a una situación incómoda le echas un poco de gracejo, al final quedará como anécdota de la boda.”.


 

DESPUÉS DEL GRAN DÍA

11947723_10153580070694378_1085985362518372516_o

¿Cómo os sentís? ¿Cuál es la sensación de ser marido y mujer? Primeras impresiones

“En nuestro caso después del Gran Día hubo el Segundo Gran día. La boda se celebró Viernes- Sábado- Domingo. El Domingo comimos una paella con 80 de los invitados en la playa. Absolutamente marido y mujer. Es increible pero cierto”.

Viaje de novios

Destino: Costa Rica

Grado de satisfacción: “Satisfacción imposible de superar. Lo más chulo el desove de las Tortugas en una playa por la noche. Lo más plof el tener que volverse”.

Algún consejillo a las futuras novias…

“Vistete y peinate de ti misma en la boda, no es un día para experimentos ni para ir disfrazada. Eres tú vestida de guapa.

No invites a nadie que no quieras invitar. Bajo ningún concepto.

No intentes controlar los detalles el día de tu boda. Tu trabajo acaba la noche de antes. Tu día es para disfrutar.

Si puedes peinate y maquillate en casa con tu madre, hermanas y un par de amigas. Estarás relajada y confiada.

Haz que alguien que te quiera mucho lea en tu boda.

No te mates por hablar con todos y mucho el día de tu boda. Es imposible. Una sonrisa o un beso desde lejos son válidos

Si puedes hacer una recepción informal el día antes para que la gente se conozca, el ambiente de la boda será mucho más amistoso.

Tómate tu tiempo para planificar las cosas, una boda es un proyecto complejo que no se organiza en dos días. Yo tuve un cuaderno de boda donde escribía lo que se me venía a la cabeza. Lo llevaba siempre. Aparte de 20 tablas Excel, claro.

Si te atreves, escribe algo y se lo dices a tu futuro marido en público. Quizás le avisas antes pq si no la llorera está asegurada.

Siempre, siempre, siempre va a haber alguien que no esté 100% conforme. Cuenta con ello y no te sulfures”. (Grandes consejos, Susana)

Por mi parte solo añadir que sigáis con esa sonrisa inmensa que ilumina a todo el que os ve. ¡Sois energía y amor puro!

Hasta aquí la boda de la semana de enero. Pronto contabilizamos votos y… ¡novedades!.

Alba, vuestra organizadora de eventos y wedding planner.

 

 


4 thoughts on “La boda de la semana (4) Susana y Stefan

  1. No forme parte d ese día xq todavía no nos conocíamos…desde la primera frase todo 100% Susana:alegre,fresco,vital!!!!preciosa crónica,del día,los detalles,las impresiones

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s